PARA MIS PACIENTES: SAL Y TENSIÓN ARTERIAL

salDesde siempre se ha recomendado a los pacientes con la tensión arterial alta que realizaran una dieta baja en sal, porque se sabe que existe una relación entre el consumo de sodio (Na) y niveles elevados de presión arterial, como puso de manifiesto el estudio INTERSALT que incluyó más de 10.000 personas de 32 países. Sin embargo no estaba muy claro que la reducción del consumo de sal produjera descensos de presión arterial en todas las personas, sino solo en aquellos que respondían a este consumo con elevaciones de presión (sujetos sal-sensibles).

De todos modos varios estudios de investigación utilizando dietas concretas bajas en sal si apuntaban al beneficio en términos de reducción de presión arterial.

Recientemente se ha publicado una revisión sistemática de calidad (realizada por miembros del grupo de revisores sobre hipertensión arterial de la colaboración Cochrane, lo que supone una gran garantía de calidad científica de la revisión) que demuestra que la reducción de unos 4 gramos de sal al día originaban un descenso de la tensión arterial sistólica (la máxima) de 4,18 mmHg y de la tensión arterial diastólica de (la mínima) de 2,06 mmHg en todas las personas estudiadas (fueran o no hipertensas). Si la reducción de sal era de 6 gramos al día, la reducción de la presión sistólica era de 5,8 mmHg.

Cuando se analizaron las diferencias entre hipertensos y normotensos se observó que en las personas con hipertensión arterial el efecto promedio fue -5,39 mmHg  para la presión arterial sistólica y -2,82 mmHg para la presión arterial diastólica. En las personas normotensas, las cifras fueron de -2,42 mmHg y -1,00 mmHg, respectivamente.

Este estudio refuerza la recomendación de reducir el consumo de sal en toda la población con un consumo diario ideal entre 3-4 gramos de sal, pero de manera mucho más taxativa para la población con hipertensión arterial.

Si usted es hipertenso no debería consumir más de 3 gramos de sal al día y para ello es conveniente que siga los siguientes consejos:

–          Disminuya el consumo de sal poco a poco, para que el paladar se vaya acostumbrando.

–          Cocine con poca sal cuando y no ponga el salero en la mesa.

–          Puede utilizar  zumo de limón, pimienta u otras especias para dar sabor a las comidas.

–          Utilice aceite de oliva.

–          No abuse de alimentos que ya llevan mucha sal, como las conservas y los precocinados.

–          Evite el consumo de carnes saladas o ahumadas, como la panceta, el jamón y los embutidos, la cecina o la mojama.

–          Lea atentamente las etiquetas para averiguar la cantidad de sodio que contiene cada ración.

–          Utilice, habitualmente, alimentos con bajo contenido en sal. Puede encontrar una relación de ellos en el siguiente enlace: dieta hiposódica Fisterra

–          Una manera de ir acostumbrándose a comer con poca sal es añadir algo de sal cuando el plato esté en la mesa (cocinado sin sal o con muy poca), así las papilas del gusto se estimulan rápidamente y no se nota que la comida se ha cocinado con poca o ninguna sal. Pero recuerde: la cantidad de sal común que usted puede usar para todas las comidas del día no debe sobrepasar 1,5 gramos  (la sal que cabe en un dedal) ya que el resto lo aportan los alimentos que comemos.

–          Si quiere saber cuanta sal consume al día puede utilizar la calculadora de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, que ha lanzado una web (www.plancuidatemas.es) para que los españoles puedan conocer su consumo real de sal a través de un juego y aprender a “leer” las etiquetas de los alimentos para averiguar cuál es su cantidad oculta de sal.

Además debe tener en cuenta los siguientes consejos (tomados del club del hipertenso de la Sociedad Española de Hipertensión) (http://www.clubdelhipertenso.es/)

–          Evite la obesidad. Logrando un peso adecuado, en muchos casos se puede normalizar la presión arterial.

–          Evite el sedentarismo. Realice ejercicio físico regularmente, si es posible, al aire libre, siempre adaptado a sus posibilidades reales: no haga físicamente más de lo que puede.

–          Reduzca al mínimo las grasas animales de su dieta y hágala rica en verduras, legumbres, fruta y fibra.

–          No fume y evite ser fumador pasivo.

–          Modere el consumo de bebidas alcohólicas. No tome más de uno o dos vasos de vino al día y a lo sumo, una bebida alcohólica a la semana.

–          Siga rigurosamente el tratamiento prescrito por su médico y no lo interrumpa sin su conocimiento.

Anuncios

3 comentarios

  1. En los casos -pocos- en que he conseguido que un paciente me hago caso en reducir la ingesta de sodio, he comprobado resultados realmente sorprendentes en la reducción de las cifras tensionales. Una imagen que tengo en la consulta y enseño a los hipertensos es la del Ministerio de Sanidad en la que un salero dibuja un electrocardiograma. Enlace: http://www.sciremedia.com/wp-content/uploads/sal01.jpg

    1. Te respondo aquí a tu comentario en facebook: la comida sosa es bastante aburrido e insípida, por eso hay que ser imaginativo con los sabores (limón, especias como la nuez moscada, pimienta, azafrán, etc y hierbas aromáticas como albahaca, orégano, romero, tomillo, comino, etc.
      De todos modos hay que insistir en que cocinen sin sal y después añadan en el plato algo de sal (a ser posible baja en sodio: en algunos centros comerciales venden sal con una reducción del 60-70% del sodio y con buen sabor. Y no olvidar también que la comida con sal estimula el apetito por lo que se como más y se tiende a poner peso

  2. Muchas gracias por su pagina. ! Cuanta razón tiene.! Reducir o quitar la sal y tomar verduras, frutas, tiene unos efectos beneficiosos fabulosos. Tras una angina de pecho, 55 años, 100kg. Poco ejercicio, Ex fumador, ansiedad… tuve que hacerlo.
    En apenas 9 dias he bajado 5 kg. Me siento muchísimo mejor, no paso hambre, tengo menos ansiedad, estoy mas tranquilo, mas feliz, más ligero, de mejor humor… Y todo es buscarle un poco de gracia algunos alimentos, otros ya la tienen: alcachofas con aceite, tomates buenos, acelgas…pescado, zumos de pomelo y naranjas…

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

mipropiolio

blog ordenacosas sobre salud

Mediblog de Familia

El Blog de un Médico de Familia

Blog 2dudan

La duda es uno de los nombres de la inteligencia. Borges

Minimally Disruptive Medicine

Effective care that fits!

ATensión Primaria

La voz de algunos médicos de Atención Primaria de Madrid

Atencion Primaria

Resources in primary care

Cæteris Disparibus

Una versión escepticémica más de la Sanidad, su gestión y otras cosas relacionadas

Enfermeria Basada en la Evidencia (EBE)

Azucena Santillan. Sitio dedicado a los CUIDADOS BASADOS EN LA EVIDENCIA (cuidados basados en la utilización consciente, explícita y juiciosa de la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de cada paciente, Sackett)

MADshoppingMAP

Moda, tendencias y cosas bonitas

DIASMUNDIALESDE

Webs temáticas de salud con motivo de Dias Mundiales conmemorativos

A %d blogueros les gusta esto: