SEGURIDAD DEL PACIENTE: UNA VARIABLE CLAVE EN LA ATENCIÓN SANITARIA

Hace unos días estuve impartiendo un taller sobre “Herramientas para la Seguridad del Paciente”, junto con una farmaceútica del área de gestión sanitaria de Ronda, Eva Moreno en el Congreso de SEMERGEN-Andalucía que se celebró en Sevilla.

forges2Al preparar este taller me surgieron una serie de reflexiones que quiero compartir con vosotros:

1ª ¿Tenemos claro el aforismo de “Primun non Nocere”?:

En muchas ocasiones no valoramos suficientemente la relación entre riesgo y beneficio de nuestras intervenciones. Ejemplos paradigmáticos de esta situación son la prescripción de bifosfonatos en mujeres de 50-55 años o el uso continuado de omeprazol sin una indicación clara o el uso indiscriminado de AINEs o la realización de pruebas radiológicas en lumbalgias mecánicas simples o “chequeos” no indicados. El buscar siempre el mayor beneficio con el menor riesgo para nuestro paciente debería ser la regla de oro de nuestra práctica profesional

2ª ¿Somos conscientes de la importancia de ofrecer una atención sanitaria segura?:

El estudio APEAS investigó la seguridad en Atención Primaria. Sus resultados principales fueron que la prevalencia de incidentes fue de 7,45‰ (IC95%: 6,91 – 8,00) y la de eventos adversos de un 11,18‰ (IC95%: 10,52- 11,85). La prevalencia de pacientes con algún evento adverso es de 10,11‰ (IC95%: 9,48- 10,74). Un 6,7% de los pacientes acumuló más de un evento adverso.

El 54,7% se consideraron eventos adversos leves, el 38,0% moderados y el 7,3% graves.

El 48,2% de los casos los factores causales del evento adverso estaban relacionados con la medicación, en el 25,7% con los cuidados, en el 24,6% con la comunicación, en el 13,1% con el diagnóstico, en el 8,9% con la gestión y en un 14,4% existían otras causas.

Destacan como eventos adversos más frecuentes; náuseas, vómitos o diarrea secundarios a medicación, prurito rash o lesiones dérmicas reactivas a fármacos o apósitos, infección de herida quirúrgica y/o traumática y alteraciones neurológicas secundarias a fármacos, que acumulan un 44% de los efectos adversos.

Se consideraron eventos adversos completamente inevitables el 6,7%, poco evitables el 23,1% y claramente evitables el 70,2% de los casos.

La evitabilidad del evento adverso se relacionó con su gravedad, de tal forma que los eventos adversos leves eran evitables en un 65,3%, los moderados lo eran en un 75,3% y los graves en un 80,2%, siendo esta diferencia estadísticamente significativa (p-valor<0,001).

De este estudio se desprende que la seguridad del paciente es importante en atención primaria. Aunque la frecuencia de eventos adversos es relativamente baja, la elevada frecuentación de la población en este nivel de atención hace que sean numerosos los pacientes afectados. Podemos decir que 7 de cada 100 ciudadanos se ven afectados en un año.

La prevención de los efectos adversos en atención primaria se perfila como una estrategia prioritaria dado que el 70% de los efectos adversos son evitables, y son más evitables (80%) a medida que es mayor su gravedad.

La etiología (causa/as) de los efectos adversos es multicausal. En su origen están comprometidos factores relacionados con el uso de fármacos, con la comunicación, con la gestión y con los cuidados.

3ª ¿Conocemos, aunque solo sea superficialmente, las herramientas para impulsar la seguridad del paciente en nuestros centros sanitarios?

En el taller del congreso, como en otros anteriores pudimos comprobar la falta de formación en aspectos de seguridad como sistemas de notificación , elaboración de mapas de riesgo, utilización de herramientas de análisis como el Análisis Modal de Fallos y Efectos (AMFE) o el análisis causa-Raíz (ACR). Creo que individualmente y desde los gestores de atención primaria debemos hacer un esfuerzo para aumentar las competencias de los profesionales en estos temas.

4ª ¿Trabajamos para implantar prácticas seguras en nuestro quehacer diario?:

Se hecha en falta un plan estructurado de incorporación de prácticas seguras en nuestro trabajo del día a día. Aspectos como listas de verificación en cirugía menor, procedimientos de identificación segura de pacientes y de sus pruebas, criterios para el uso de medicación en ancianos frágiles, etc. Deberían estar implantados, de manera rutinaria, en nuestras consultas.

En cualquier caso como decía el poeta “se hace camino al andar” seguiremos caminando para difundir esta cultura de seguridad.

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

mipropiolio

blog ordenacosas sobre salud

Mediblog de Familia

El Blog de un Médico de Familia

Blog 2dudan

La duda es uno de los nombres de la inteligencia. Borges

Minimally Disruptive Medicine

Effective care that fits!

ATensión Primaria

La voz de algunos médicos de Atención Primaria de Madrid

Atencion Primaria

Resources in primary care

Cæteris Disparibus

Una versión escepticémica más de la Sanidad, su gestión y otras cosas relacionadas

Enfermeria Basada en la Evidencia (EBE)

Azucena Santillan. Sitio dedicado a los CUIDADOS BASADOS EN LA EVIDENCIA (cuidados basados en la utilización consciente, explícita y juiciosa de la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de cada paciente, Sackett)

MADshoppingMAP

Moda, tendencias y cosas bonitas

DIASMUNDIALESDE

Webs temáticas de salud con motivo de Dias Mundiales conmemorativos

A %d blogueros les gusta esto: