ANTICONCEPTIVOS HORMONALES ¿VALORAMOS SERIAMENTE SU SEGURIDAD?

anticonceptivos-oralesHace unos meses que se está produciendo una polémica sobre la seguridad individual y el riesgo poblacional de los anticonceptivos hormonales orales (ACHO), a raíz de una nota informativa de la Agencia Española de Medicamentos y Productos sanitarios (AMPS) en la que anunciaba el inicio de la revisión, a instancias de Francia, por la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) de la seguridad de los anticonceptivos orales combinados de tercera y cuarta generación (Los anticonceptivos orales combinados de tercera y cuarta generación son aquellos que contienen como progestágeno los siguientes principios activos: desogestrel, gestodeno, norgestimato, drospirenona o nomegestrol.) y también de los que contienen ciproterona, al existir dudas sobre si la información sobre efectos adversos en la ficha técnica de estos productos era suficiente para tomar decisiones, tanto los pacientes como los médicos.

Esta revisión se concluyó en octubre de 2013 y las conclusiones de esta revisión han sido las siguientes:

El beneficio de los ACHO en la prevención de embarazos no deseados continúa siendo superior a los posibles riesgos asociados a su uso.

Los datos actuales confirman que el riesgo ya conocido de tromboembolismo venoso (TEV) es bajo, existiendo pequeñas diferencias entre las distintas combinaciones según el progestágeno que contienen

La probabilidad de aparición de un cuadro de TEV es mayor durante el primer año, al reiniciar el uso tras una interrupción de al menos 4 semanas y en mujeres que presentan factores de riesgo (entre ellos mayor edad, tabaquismo, sobrepeso, migrañas, historia familiar de TEV o parto reciente).

 Sobre el riesgo de tromboembolismo arterial se considera que, en todo caso, es muy bajo y no se dispone de información suficiente que permita establecer diferencias entre las distintas combinaciones.

 Creo que este es el momento para revisar, serenamente, la seguridad global de estos productos dado que, aunque el riesgo individual puede ser bajo, el impacto poblacional puede ser muy importante debido al gran número de usuarias (más de dos millones en España).

 En esta entrada nos centraremos en los dos riesgos más conocidos como son el riesgo tromboembólico y el riesgo de cáncer de la mujer.

En relación al riesgo tromboembólico es interesante la lectura de la aludida revisión de la agencia del medicamento y sobre todo la revisión sistemática 

publicada en BMJ en Septiembre de 2013. En esta revisión se encontró un riesgo de TEV en  la población que no usaba ACHO de 1,9 a 3,7 por 10.000 mujeres/año mientras que las usuarias de anticonceptivos tenían un riesgo aumentado de 3,5 veces más (RR: 3,5; IC 95%: 2,9-4,3). Es muy interesante el riesgo relativo encontrado, de las diferentes combinaciones de estrógenos y progestágenos:

–          20 microgramos de etinilestradiol con levonogestrel  (RR: 2,2; IC95%: 1,3-3,6)

–          30 microgramos de etinilestradiol con levonogestrel  (RR: 2,4; IC95%: 1,8-3,2)

–          50 microgramos de etinilestradiol con levonogestrel  (RR: 5,2; IC95%: 3,4-7,9)

–          20 microgramos de etinilestradiol con gestodeno (RR: 2,2; IC95%: 1,4-3,2)

–          30 microgramos de etinilestradiol con gestodeno (RR: 3,7; IC95%: 2,8-4,9)

–          20 microgramos de etinilestradiol con desogestrel (RR: 3,4; IC95%: 2,5-4,6)

–          30 microgramos de etinilestradiol con desogestrel (RR: 4,3; IC95%: 3,3-5,6)

–          20 microgramos de etinilestradiol con gestodeno (RR: 2,2; IC95%: 1,4-3,2)

–          30 microgramos de etinilestradiol con gestodeno (RR: 3,7; IC95%: 2,8-4,9)

–          35 microgramos de etinilestradiol con norgestimato (RR: 2.4; IC95%: 1,7-3,3)

–          35 microgramos de etinilestradiol con ciproterona (RR: 3,9; IC95%: 2,7-5,5)

–          30 microgramos de etinilestradiol con drospirenona (RR: 3,9; IC95%: 2,7-5,5)

 Con estos datos se puede construir la siguiente tabla de incidencia de TEV, copiada de la evaluación de la EMEA:

Progestágeno

Incidencia estimada (por 10,000 mujeres durante un año de uso)

No usuarias de AHC

2

Levonorgestrel/ Norgestimato/ Noretisterona

5-7

Etonogestrel/ Norelgestromina

6-12

Gestodeno/ Desogestrel/ Drospirenona

9-12

Clormadinona/ Dienogest/ Nomegestrol

(combinados con estradiol-E2)

No disponible

 

La conclusión es que usar ACHO aumenta el riesgo de TEV y que este riesgo es más elevado cuanto mayor contenido de estrógenos haya en la combinación y en los preparados con ciproterona y drospirenona y que poblacionalmente este riesgo no es despreciable ya que supone que entre 6,7 y 13 mujeres por cada 10.000 sufrirán un TEV cada año.

El riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer de la mujer asociado al uso de ACHO también es un aspecto a considerar en la seguridad de estos productos.

 Cáncer de ovario: existe un estudio de casos y controles  de 2002 que muestra que las mujeres que no usan anticonceptivos tienen un riesgo de desarrollar cáncer de ovario de 2,9 (IC95%: 1,8-4,5)  más que las usuarias de ACHO con altas dosis de estrógenos.

 Cáncer de mama: en 2010 se publicó un estudio de cohortes que enroló a más de 100.000 mujeres de 25 a 42 años que se siguieron durante más de 10 años. En este trabajó no se encontró asociación entre cáncer de mama y uso pasado de ACHO (RR: 1,12; IC95%: 0,95-1,33), aunque si en las mujeres que seguían tomando ACHO, especialmente las que llevaban más de 8 años de consumo (RR: 1,42; IC95%: 1,05-1,94) y también, claramente, en las que usaban ACHO de tipo trifásico (RR: 3,05; IC95%: 2,00-4,66).

 Cáncer de endometrio: la revisión de  Emons sobre influencias hormonales y cáncer endometrial habla del incremento de riesgo de aparición de este tipo de tumor en mujeres perimenopaúsicas que recibían terapia hormonal sustitutiva exclusiva de estrógenos (RR: 2,3; IC95%: 2,1-2,5) comparados con las que no la recibían y que este riesgo se incrementa hasta el 9,5 cuando se sigue a las mujeres 10 o más años, persistiendo aunque se haya retirado esta terapia. Sin embargo las mujeres que recibían estrógenos combinados con progestágenos tenían un riesgo relativo de 0,8 (IC95%0,6-1,2), lo que sugiere que los ACHO combinados podrían tener un efecto protector sobre este tipo de tumor.

Cáncer de cérvix: está publicada una revisión sistemática en Lancet en 2003 que encuentra un incremento de riesgo de cáncer de cuello uterino en las usuarias de ACHO que es mayor cuanto mayor es el tiempo de uso:

–          Menos de 5 años de uso: RR: 1,1; IC95%: 1,1-1,2

–          Entre 5 y 9 años de uso: RR: 1,6; IC95%: 1,4-1,7

–          10 o más años de uso: RR: 2,2; IC95%: 1,9-2,4

 Con una perspectiva de seguridad del paciente, es necesario tener en cuenta todos estos datos para poder realizar una toma compartida de decisiones adecuada valorando las circunstancias personales de cada mujer y sus contraindicaciones absolutas y relativas.

2 comentarios

  1. Parece que hay quien todavia piensa que es mejor un aborto a una planificación familiar responsable. Que sugiere , la marcha atrás? , la puerta trasera?…los métodos anticonceptivos han permitido a la mujer , ser libre y decidir cuando, no sólo con quien

    1. Esta entrada está realizada desde la perspectiva de la seguridad de los pacientes, otras perspectivas podrían ser discutibles pero creo que la información no sesgada es la que nos permite tomar decisiones verdaderamente libres

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

mipropiolio

blog ordenacosas sobre salud

Mediblog de Familia

El Blog de un Médico de Familia

Blog 2dudan

La duda es uno de los nombres de la inteligencia. Borges

Minimally Disruptive Medicine

Effective care that fits!

ATensión Primaria

La voz de algunos médicos de Atención Primaria de Madrid

Atencion Primaria

Resources in primary care

Cæteris Disparibus

Una versión escepticémica más de la Sanidad, su gestión y otras cosas relacionadas

Enfermeria Basada en la Evidencia (EBE)

Azucena Santillan. Sitio dedicado a los CUIDADOS BASADOS EN LA EVIDENCIA (cuidados basados en la utilización consciente, explícita y juiciosa de la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de cada paciente, Sackett)

MADshoppingMAP

Moda, tendencias y cosas bonitas

A %d blogueros les gusta esto: