Archivo del autor: pacoatienza

Navidad: Una sonrisa como regalo

Mis amigos los Dres Alvarez y Del Pino me han enviado este artículo que creo que merece la pena reproducir en estas páginas.

«Una sonrisa es un rayo de luz en el rostro»

William Thackeray (1811-1863)

    

Regalar sonrisas ¡qué gran tarea! A unos les cuesta más y a otros menos.  Es cuestión, como casi todo en la vida, de genes, educación, ambiente y del mejor o peor uso que hagamos de nuestra propia libertad.

 

Contemplar una cara sonriente viene a ser como la expresión del ser bien recibido, traduce una bienvenida, es signo de buena acogida.  De ordinario cuando nos encontramos con alguien surge una respuesta y se inicia un cierto diálogo gestual.  Nuestras mentes inicia el diálogo y la dinámica vital se embebe en un baile emocional que correrá por alguno de los diversos estilos del humano vivir.  Es el juego del agradecimiento, la solicitud, la duda, la pregunta o simplemente la contemplación.

 

Sonreír es algo así como envolver en papel de regalo perfumado el don de nuestra acogida.  Y, pienso que mucho nos va en saber vivirlo y revivirlo.  Es más, conviene que sepamos que se trata de algo aprendible, siempre contando con la propia motivación y generosidad.

 

La sonrisa de los humanos

Desde el punto de vista fisiológico, una sonrisa es la expresión facial consecuente de activar los 17 músculos existentes cerca de los extremos de la boca y alrededor de los ojos. En los humanos, es una expresión común que refleja placer o entretenimiento, pero que en ocasiones supone la expresión involuntaria de ansiedad o de algunas otras emociones como la ira o la ironía.

Varios estudios han demostrado que la sonrisa es una reacción normal ante ciertos estímulos y ocurre independientemente de cuál sea la cultura. No es una reacción que se aprende, sino que se nace con ella; los niños que nacen ciegos sonríen desde un principio. En los animales, la exposición de los dientes, que podría parecer una sonrisa, significa casi siempre una amenaza o una señal de presentación. Y también un mimetismo conductual por su relación con los humanos.

 

El sonreír no solo cambia la expresión de la cara, sino que también hace que el cerebro produzca endorfinas, al igual que sucede con el ejercicio físico, sustancias capaces de reducir el dolor físico o emocional y de provocar una sensación de bienestar.

 

Sonrisa y madurez

La madurez tiene mucho que ver con la sonrisa, con la risa y con el sentido del humor que es la capacidad que poseemos los seres humanos para relativizar lo que debe ser relativizado. La persona madura, distingue lo risible de lo irrisible y sabe, sobre todo, no tomarse a sí misma demasiado en serio, sabe reírse de sí misma. Saber reírse significa dejar de girar alrededor de sí mismo para girar en otra órbita, la de la realidad. No recuerdo quién fue pero sé que alguien definió al ser humano como el único animal capaz de reír, o también como el animal que ríe.

 

Efectos de la sonrisa madura

La madurez que la sonrisa expresa y alimenta comprende el aprender a disfrutar con lo pequeño, lo cotidiano y lo normal, descubriendo su cara amable. Y también el no sacar de quicio los problemas. Y supone el saber ver lo que sucede en su verdadera dimensión, dándole importancia a lo que realmente la merece. Ser maduro significa tener flexibilidad, en lenguaje coloquial tener cintura sabiendo adaptarse a las diversas circunstancias y personas. Y también el tener ilusiones y proyectos, darse tiempo, tener paciencia con uno mismo y con los demás.

 

La madurez implica aceptar las circunstancias que tengo tal y como son y no vivir permanentemente pensando en cómo deberían ser. Es instalarse en la realidad tal cual es sin escapar de ella, afrontando la vida tal como se me presenta. Así podremos llegar a estructurar la sonrisa como expresión de la propia madurez y ésta, a su vez actuará como gestora de la sonrisa, pero de la sonrisa “verdadera”, de esa que implica la alegría y la paz del que ríe, también, con sus ojos.

 

Sonrisas verdaderas y falsas

Curiosamente, existe un indicador fisiológico muy simple de la armonía cerebral del  hombre, con fundamentos biológicos bien estudiados desde hace ya más de un siglo: la sonrisa. Y podemos distinguir la falsa sonrisa de la verdadera sin capacidad de disimulo. Una sonrisa “falsa” –la que uno se impone por razones de orden social o conveniencia- sólo moviliza los músculos zigomáticos del rostro, los que al desplazar los extremos de la comisura labial dejan  los dientes al descubierto.

 

Por el contrario, una sonrisa “verdadera” moviliza además los músculos que rodean los ojos. Y como éstos no pueden contraerse voluntariamente, es decir, mediante las órdenes del cerebro cognitivo, dicha orden debe provenir de las regiones cerebrales límbicas, primitivas, emocionales y profundas. Por esta razón, los ojos no mienten nunca: sus pliegues señalan la autenticidad de una sonrisa.

 

Consejos prácticos

Cuestan poco y valen mucho. Si nos hacemos estas sencillas preguntas nos resultará mucho más fácil regalar sonrisas:

¿Cuánto cuesta una sonrisa? – Nada.

¿Cuánto beneficio nos puede dar? – Mucho.

¿Qué tiempo dura? – Un instante.

¿Y cuánto perdura en la memoria? – A veces, toda la vida.

¿Quién es tan rico que no la necesite? – Nadie.

¿Quién es tan pobre que no pueda regalarla? – Nadie.

¿Se empobrece el que la da? – Al contrario, se enriquece.

¿Se puede comprar, vender o robar? – Sólo se puede ofrecer gratuitamente.

¿Y quién es el que está más necesitado de una sonrisa? – Aquél que no tiene ninguna para dar.

 

Terminaré con una conclusión inteligente: Sonríe siempre, para no dar a los que no te quieren el placer de verte triste, y para dar a los que te aman la certeza de que estás y eres feliz.

 

Dr. Manuel Álvarez Romero, Médico Internista.

Dr. José Ignacio del Pino Montesinos, Médico Psiquiatra.

sonrisa-d

Curar, aliviar, consolar

Quiero reproducir este artículo de los Dres Álvarez y del Pino, publicado por el Real e Ilustre Colegio de Médicos de Sevilla, sobre la consolación en Medicina ya que es un tema que cada vez me apasiona más. En una sociedad donde la tecnología parece arreglarlo todo, como médico de familia me encuentro, con frecuencia, con personas a las que solo puedo consolar.letamendi

«Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre» Adolfhe Gubler (1821. – 1879.)

Expresiva y conocida frase. Famosa máxima que, según algunos historiadores, utilizaba con frecuencia el médico francés Adolphe Gubler, quien la había aprendido a su vez de Claude Bernard. Y qué bien encaja, en la actualidad, para desenmascarar una tendencia de nuestro tiempo que tiende a medicalizar y psicologizar la vida con una medicina, un tanto deshumanizada e hipertecnificada, que pretende reparar personas en lugar de ayudarlas o apoyarlas como “personas que atienden a otras personas” pero no a máquinas. Estos dos célebres clínicos del siglo XIX describían así el papel que debe ejercer el médico con sus pacientes. De un modo implícito se manifiesta, en lo que afirmamos, que la medicina no es una ciencia exacta y que no tiene soluciones para todos, si bien el facultativo siempre puede ayudar, aunque sea a través del alivio y del consuelo. Pienso que no podemos omitir la aceptación de nuestra vulnerabilidad y de nuestra limitación considerando que, con frecuencia no alcanzamos el aportar el remedio para la curación. Y a veces somos nosotros mismos – los médicos- quienes precisan de “curación, alivio o consuelo”. Y podemos preguntarnos si sabemos recibir esos regalos con paciencia, agradecimiento y voluntad de sentido, en el decir de Víctor Frankl. Quizá estas líneas faciliten el buen talante necesario para dejarnos ayudar cuando lo necesitemos a la hora estar preparados y así poder servir mejor a los demás. Para eso nos hicimos médicos, esa es la finalidad de nuestra vocación médica. Un aspecto muy concreto es el de mirarse al espejo, antes de comenzar nuestro trabajo clínico, mirar cómo anda la propia “educación del médico” además de la “educación del paciente”, Disponernos a una atenta escucha, a mirar a los ojos, a desear conectar con empatía,…. Estas disposiciones son fundamentales para ganarse la confianza de los pacientes, lo cual redundará en un mejor cumplimiento de los consejos y tratamientos que se les prescriban. Como expresa muy bien Giorgio Nardone, la comunicación va mucho más allá de las palabras, es mucho más que una mera transmisión de información y debe alcanzar el ámbito de los sentimientos, abarcando aspectos emocionales y estableciendo relaciones humanas, pues no debe olvidarse que el médico debe tratar a enfermos, no simplemente enfermedades. Si quiere ser una persona más feliz, un mejor esposo o esposa, un buen padre o madre,…, si quiere ser un buen empleado, directivo o amigo, un buen profesional de la salud,… si quiere hacer lo que está impelido a hacer, lo que tal vez es su objetivo en la vida,…, empiece por usted mismo. Cuidar de sí mismo es sano y necesario para poder ser generoso en tiempo, energías y recursos con los demás. Dr. Manuel Álvarez Romero, Médico Internista. Dr. José Ignacio del Pino Montesinos, Médico Psiquiatra.

FELIZ NAVIDAD

NAVIDAD

No podía dejar pasar estas fechas para felicitar a todos mis lectores y seguidores. La Navidad es siempre un tiempo con múltiples facetas, repaso de lo que hemos hecho en el año y de lo que queremos hacer en 2016, recuerdo de los seres queridos que ya no están con nosotros, cariño y reencuentro con los que siguen aquí pero por diversas razones (la vida misma) no los tenemos cerca, sentimientos de amor, perdón y solidaridad…

Por eso en esta entrada quiero pedir perdón por si alguien se ha podido sentir molesto por cualquiera de mis opiniones y perdón porque diversas ocupaciones han hecho que la continuidad del blog no sea lo que yo desearía. Agradeceros vuestros comentarios enriquecedores y vuestras críticas que me ayudan a ser mejor y desearos que 2016 colme todos vuestros deseos. Se lo pido al Niño recién nacido y que los Reyes Magos también colaboren

PARA MIS PACIENTES: MITOS SOBRE LA ESPALDAI

Ilustra esta entrada un cuadro de mi paciente Enrique Azcárate de la ermita de la Virgen de Montemayor en Moguer (Huelva). En este entorno he compartido muchos ratos agradables con amigos entrañables. Hace unas semanas leí una entrevista al Dr Francisco Kovacs que quiero  compartir con mis pacientes.

montemayorEl Dr Kovacs dirige una fundación que trabaja muchísimo en la patología de la espalda y tiene una página web, la web de la espalda que contiene una gran cantidad de información y consjos de gran utilidad para los pacientes y que aconsejo vivamente a mis pacientes (de hecho la suelo recomendar cuando los atiendo en mi consulta).

Hoy me gustaría hacerme eco de algunos mitos sobre la espalda que el Dr Kovacs pone como ejemplos de “leyendas urbanas” sin fundamento en la evidencia científica y que, en algunos casos, pueden perjudicar a los pacientes. Un repertorio más extenso de consejos se puede encontrar en el libro de la espalda del Dr Kovacs.

Entre estos mitos se encuentran:

  • Abuso de pruebas diagnósticas como las resonancias y los TACs: el mito “sin resonancia no se puede saber lo que me duele” es mentira ya que la resonancia solo aporta información útil en un porcentaje muy pequeño de casos. Por otra parte la radiación de los TACs innecesarios puede ser peligrosa y dice Kovacs “el 2% de los futuros cánceres pueden tener relación con el exceso de radiación por TACs inútiles”. Ya muchas sociedades científicas recomiendan no hacer pruebas de imagen en el dolor lumbar sin signos de alarma
  • Dormir en cama dura: es otro mito. Los estudios científicos demuestran que es mejor utilizar un colchón de firmeza intermedia en la mayoría de los casos
  • Si duele la espalda hay que hacer reposo: este mito es peligroso porque el reposo en cama prolongado tiene un efecto perjudicial ya que, a partir de las 48 horas de cama, el tono muscular disminuye y aumenta el riesgo de que el dolor se prolongue y se repita
  • Las hernias discales hay que operarlas: otra mentira peligrosa. Solo hay que operar un 5% de las hernias discales, que son las que dan problemas. La evolución, a largo plazo, de las hernias discales operadas y no operadas es la misma en el 95% de los casos. Solo hay que operarlas, de manera urgente, cuando aparece el síndrome de la “cola de caballo” (7 de cada 100.000 casos).
  • Chequeos rutinarios para detectar escoliosis en los niños: es un procedimiento innecesario. A largo plazo la calidad de vida en los siguientes 50 años es la misma. En realidad, es algo que solo consigue angustiar a los padres y generar visitas médicas innecesarias.

Creo que personas con prestigio pongan de manifiesto estas cuestiones y sean capaces de ir contracorriente y, además, generen recursos de gran utilidad para los pacientes merece ser aplaudido y divulgado y por esto  lo traigo a este blog

 

ESTUDIO 329 O EL ESCÁNDALO DEL SESGO DE PUBLICACIÓN

descanso_bodega

He dejado pasar algunas semanas desde que se publicó la revisión del estudio 329 para observar las reacciones a este verdadero escándalo sobre un antidepresivo como paroxetina.

Como dice el refrán no hay dos sin tres, primero fue la reboxetina cuando el BMJ publicó un metaanálisis de estudios publicados y no publicados poniendo en evidencia que solo se habían publicado los estudios favorables al fármaco y concluyendo el metaanálisis diciendo que “reboxetina es, de forma global, un antidepresivo ineficaz y potencialmente perjudicial. La evidencia publicada está afectada por un sesgo de publicación, lo que subraya la necesidad urgente de que la publicación de los datos de los ensayos clínicos sea obligatoria”. Posteriormente ocurrió un caso similar con agomelatina y ahora se produce una nueva situación oscura que afecta a dos antidepresivos como imipramina y paroxetina.

La historia comienza en 2001 cuando un profesor universitario Martin Keller publicó un estudio sobre la eficacia de la paroxetina en el tratamiento de la depresión mayor en adolescentes. Este estudio incluyó 275 adolescentes con depresión mayor que fueron aleatorizados a recibir paroxetina, imipramina o placebo y los autores concluyeron que paroxetina era eficaz y bien tolerada en estos pacientes, mientras que imipramina era similar a placebo.

La revisión de los datos de este estudio realizada por miembros de la iniciativa RIOT (restoring invisible and abandoned trials) y publicada en Septiembre de 2015, llega a conclusiones totalmente diferentes, la paroxetina tienen una eficacia similar a placebo y los efectos adversos son importantes.

Las puntuaciones del HAM-D (cuestionario de Hamilton para la depresión) que eran el objetivo primario del estudio se redujeron en la revisión en 10,7, 9,0 y 9,1 respectivamente para paroxetina, imipramina o placebo (p=0,20)

Además de no tener ningún efecto beneficioso la tabla de daños resulta aterradora

 

Paroxetina

Placebo Ratio de eventos adversos (Paroxetina/placebo)
Total de eventos adversos

481

330

1,4

Eventos adversos severos

70

25

2,6

Eventos adversos psiquiátricos

103

24

4,0

Suicidios 11 1

10,3

 

El propio BMJ publica dos editoriales comentando con indignación esta situación y no quiero dejar de transcribir las palabras de Peter Doshi editor adjunto de la revista: “se suele decir que la ciencia se auto-corrige. Pero para los que han estado reclamando una retracción del estudio de Keller durante tantos años, el sistema ha fallado. Ninguno de los 22 autores del estudio, mayoritariamente universitarios académicos, ni de los editores de la revista que publicó el estudio, ni de las instituciones profesionales o académicas a las que pertenecen, han intervenido para que se corrigiera el documento. El estudio permanece publicado sin ni siquiera una fe de erratas, y ninguno de sus autores – la mayoría de los cuales son educadores y miembros prominentes de sus respectivas sociedades profesionales – han sido castigados. Esta situación impulsó al psiquiatra infantil de la University of Adelaide, Australia, Jon Jureidini, a liderar el grupo del re-análisis: “La iniciativa RIAT nos ofrece la oportunidad de reportar nosotros mismos el Estudio 329, corregir el documento y, quizás, avergonzar finalmente a los autores, a las instituciones y a la revista para que tomen las acciones que tanto se resisten a hacer”.

Paroxetina no es un fármaco que yo utilice mucho y mucho menos en adolescentes, ya que hay otros ISRS más seguros y  probablemente, más eficaces. Estas revisiones independientes vuelven a poner de manifiesto el sesgo de publicación de los estudios promovidos por la industria y la necesidad de transparencia de los datos originales y de los estudios que no se publican, para posibilitar metaanálisis completos e independientes. También parece clara la necesidad de impulsar ensayos clínicos independientes en fármacos con amplia cuota de mercado donde esta manipulación es más apetecible.

mipropiolio

blog ordenacosas sobre salud

Mediblog de Familia

El Blog de un Médico de Familia

Blog 2dudan

La duda es uno de los nombres de la inteligencia. Borges

Minimally Disruptive Medicine

Effective care that fits!

ATensión Primaria

La voz de algunos médicos de Atención Primaria de Madrid

Atencion Primaria

Resources in primary care

Cæteris Disparibus

Una versión escepticémica más de la Sanidad, su gestión y otras cosas relacionadas

Enfermeria Basada en la Evidencia (EBE)

Azucena Santillan. Sitio dedicado a los CUIDADOS BASADOS EN LA EVIDENCIA (cuidados basados en la utilización consciente, explícita y juiciosa de la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de cada paciente, Sackett)

MADshoppingMAP

Moda, tendencias y cosas bonitas

DIASMUNDIALESDE

Webs temáticas de salud con motivo de Dias Mundiales conmemorativos

A %d blogueros les gusta esto: